Consejos para ir de crucero con niños

Cruceros con niños

Ir de crucero es una de las alternativas turísticas que más aceptación está teniendo entre los turistas en los últimos años. Se trata de un viaje en el que ya viene incluido el hotel, la comida, la oferta de ocio, las visitas, por lo que en muchas ocasiones puede salir incluso más rentable que cualquier escapada que proyectemos por nuestra cuenta.

Para las familias con niños es una opción ideal, y muchas compañías incluso se adaptan para ofertar paquetes familiares en los que el ocio para los más pequeños es una premisa fundamental. De ahí que si viajáis con niños lo primero a la hora de reservar un crucero sería concretar los servicios que ofrece para adecuarlo todo con buen criterio hacia los más pequeños.

Para poder conseguir esto, evidentemente, hay que reservar con antelación. Así podemos elegir bien la ruta más interesante para ir con niños y las diferentes ofertas de servicios que nos ofrece el barco: piscinas para niños, monitores, guarderías, cuidado especial para bebés, seguros infantiles, camarotes adaptados para las familias, talleres y actividades durante el viaje, etc…

Por regla general este paquete familiar conlleva una reducción de las tarifas para el billete de los más pequeños, por lo que hay que estar pendientes a la hora de hacer la reserva. Esta reducción de la tarifa varía en función de la propuesta de servicios que pueden ofrecernos. No será lo mismo una compañía que nos ofrezca incluso servicio de canguro a otra que no disponga de ello.

Las actividades a desarrollar por los niños dentro del crucero también tiene que ser revisadas. Tal vez viajamos con un niño demasiado pequeño y el crucero solo cuenta con talleres específicos que, tal vez para su edad, no sean lo más conveniente. Por eso os recomendamos informaros bien de todas esas actividades que se ofrecen a los más pequeños, para desde el primer momento incentivarles con el viaje.

Aquellos que viajen con bebés deben informarse con antelación si pueden instalar cunas en el camarote, lo mismo que aquellos que viajéis con niños pequeños debéis revisar si esos camarotes están habilitados para familias. No sería la primera vez que, al llegar al barco, nos encontramos con que nuestros hijos van a una habitación distinta a la nuestra. Hay que ir siempre precavidos.

Muy importante es, por supuesto, revisar las restricciones de edad que cada compañía ofrece. Hay cruceros en los que la edad mínima para hacer el viaje es de seis meses, mientras que otros incluso prefieren que los niños sean mayores de seis años. Todo depende del grado de visitas que se hagan, las actividades y el tipo de turistas que vayan en el propio barco.

Hay cruceros en los que la bebida no está incluida. En estos casos a cada pasajero se le entrega una tarjeta para que haga todas las consumiciones que quiera durante el viaje y, al final del mismo, se le hace el cargo. En este sentido, si tenéis niños a los que se le entrega dicha tarjeta, hay que tener un poco de ojo para que no se pasen del presupuesto. Algo que en ocasiones suele ocurrir…

En cuanto a las comidas hay compañías que se adaptan perfectamente a las necesidades familiares y ofrecen menús infantiles para los más pequeños. Sería también interesante que lo revisárais antes de hacer vuestra reserva.

Estos son solo algunos de los pequeños consejos que os referimos para que os animéis a ir de crucero con los más pequeños. No lo dudéis: hoy son las propias compañías las que os invitan a viajar con niños. Aquel típico discurso en el que parecían representar una carga ya está más que obsoleto.

Foto Vía Travel Writer

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top