Ciudades y playas de Rio de Janeiro

Nova Friburgo

El litoral del estado de Rio de Janeiro es uno de los más bellos de Brasil. Sus bahías, ensenadas y playas se extienden desde la Costa do Sol, al norte de la ciudad de Rio de Janeiro, hasta la Costa Verde, al sur de la capital. En el interior, en medio de una exuberante vegetación, se encuentra la llamada región serrana.

Aquí te vamos a proponer dos sitios diferentes para visitar, uno en la costa y otro en la zona de montañas.

Paraty: También llamada Paratí, situada a orillas de la bahía del mismo nombre, es una ciudad que conserva, en sus antiguas edificaciones y angostas calles empedradas dispuestas en damero, el testimonio de su pasado colonial.

La ciudad fue fundada en el siglo XVI, con el propósito de establecer una vía de comunicación entre las provincias de São Paulo y Minas Gerais con la de Rio de Janeiro.

El centro histórico de Paraty está bien definido por su arquitectura exclusivamente colonial, mantenida en muy buen estado. Entre los principales monumentos históricos de la ciudad están las numerosas iglesias de ese período, como la iglesia de Santa Rita, con su perfil arquitectónico característico. El visitante disfrutará también del encanto de las islas y las playas de arena fina de Paraty, renombradas por su belleza. Las más bonitas son, entre otras, la Brava, dos Ranchos, Figueira y Caxadaço.

Nova Friburgo: se encuentra en la región montañosa del norte del estado, a una distancia de 136 Km. de su capital Río de Janeiro. Está a 846 metros sobre el nivel del mar y es una bella ciudad con fuerte influencia de la inmigración suiza y alemana que se refleja en su arquitectura y gastronomía.

Su nombre es un homenaje a las familias suizas del cantón de Friburgo, transferidas a la región por decreto del rey de Portugal en 1818, que fueron las que dieron origen a la población actual. Fue también la primera ciudad en el país en recibir colonos alemanes.

La economía se basa en diversas industrias, entre ellas textil y metalúrgica, siendo el turismo también un rubro importante. Los atractivos turísticos de la ciudad se deben a su clima de montaña y a la belleza del paisaje, con abundante vegetación, ríos y senderos en medio de bosques de Mata Atlántica. Los lugares más visitados son el teleférico, la Pedra do Cão Sentado (“Piedra del Perro Sentado”), el barrio de Lumiar y la Plaza Getúlio Vargas.

El turismo de compras también encuentra numerosos adeptos, que tienen mucho para elegir especialmente en lencería, flores y dulces.

Los hoteles-hacienda, rústicos o sofisticados, son de primer nivel, y suelen organizar para los huéspedes actividades al aire libre: escalada, ciclismo de montaña, paseos en teleférico que ofrecen una vista panorámica espectacular, o, sencillamente, la práctica de turismo de naturaleza.

Foto: Nate Cull

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top