Ciudades de Valonia, en Bélgica

Tournai

Bueno, antes que nada vamos a situarnos un poco, porque en Bélgica, con tanta variedad de idiomas y demás, hay algunos que se hacen un lío. Tranquilos, porque no es nada complicado. En Bélgica hay tres regiones: Flandes al norte, Bruselas en el centro del país, y la Valonia al sur. Nosotros hoy nos vamos a quedar precisamente en la Valonia, región de castillos y abadías, historia, naturaleza y rutas de cerveza… mmm…

Y ya que estamos situados en Valonia, ¿cuáles son sus ciudades más importantes?. Pues, sin tener en cuenta la gran cantidad de pueblos pintorescos que salpican sus valles, la lista de ciudades imprescindibles que habría que visitar en un recorrido por Valonia serían Tournai, Mons, Namur, Charleroi, Lieja y Dinant. ¿Las conocemos un poco mejor?.

– NAMUR

Namur es la capital de la región, y una de las ciudades con mayor historia en Bélgica. Se halla a unos 70 kilómetros al sur de Bruselas, y se puede llegar a ella fácilmente en coche, autobús o en tren, mucho más recomendable.

A mí particularmente la Valonia me gusta recorrerla en coche. Vas más libre, y los paisajes son muy llamativos. Precisamente la carretera que nos lleva hasta Namur es muy pintoresca, con el río Mosa sirviéndonos de guía de viajes. Pero Namur no sólo es propiedad del Mosa, sino que en ella se une este río con el Sambre.

La situación estratégica de Namur la hizo ser desde siempre paso fronterizo y lugar de conflictos bélicos. Eso llevó a la construcción de la célebre Ciudadela de Namur, que veréis en lo más alto de la ciudad desde cualquier punto de la misma. El recorrido turístico por esta ciudadela os llevará a conocer los orígenes e historia de Namur. Ni que decir tiene que las vistas de la ciudad son fascinantes.

Además Namur cuenta con interesantes museos, como el Museo Diocesano de la Catedral, el Museo Provincial Felicien Rops, el Museo de Artes Antiguas, uno de los más ricos de la Valonia, y el Museo Arqueológico. Aunque de Namur no hay que irse sin visitar su Beffroi o torre campanario. ¿Sabíais que todas las torres campanario de la Valonia, en conjunto, son Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO?.

– TOURNAI

A 120 kilómetros al oeste de Namur, muy cerca de la frontera con Francia, se halla Tournai, otra de las ciudades más históricas del país. A Tournai la baña el río Escalda, una ciudad que cuenta con un patrimonio artístico e histórico asombroso. Pero, además de sus grandes edificios, fijaros en las típicas casitas de Tournai. Madera, ladrillo y muchas ventanas, lo que le da un aspecto singular a cualquier gran plaza.

Un buen ejemplo de estas casitas las veréis en la Grand Place de Tournai. Aunque aquí quien resulta ser el principal atractivo es el campanario, el más antiguo de Bélgica, ya que fue construido en 1187. Con sus 74 metros de altura, ofrece unas vistas geniales de la ciudad. Hay que subir unos 256 escalones, ¿eh?.

El otro gran atractivo de Tournai es su Catedral de Notre Dame. No sé si algunos estarán de acuerdo conmigo o no, pero es una de las catedrales más bonitas de Europa. Está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y se consagró en el siglo XII. Aún recuerdo sus impresionantes cinco torres sobre el horizonte de la ciudad y los tesoros artísticos de su interior.

Hay otras pequeñas iglesias en Tournai que visitar, como la Iglesia de Santa María Magdalena o la de San Piat, además de museos, especialmente el Museo del Folklore, el Museo de Bellas Artes y el Museo de Arquelogía. Aunque, si lo que os gusta es pasear, el atardecer junto al río Escalda es precioso.

– MONS

Casi a mitad de camino entre Namur y Tournai se encuentra Mons, una de las ciudades que más ha sufrido a lo largo de su historia guerras, asedios, bombardeos… Claro, su situación geográfica en pleno centro de Europa la ha hecho siempre lugar de paso. Sin embargo, parece mentira que, cuando paseas por ella, el centro histórico conserva su aspecto de ciudad medieval.

Como la mayoría de ciudades valonas, el corazón de la ciudad se encuentra en la Grand Place, rodeada de edificios de los siglos XVII. Aquí destaca especialmente su Ayuntamiento, con la célebre estatuilla de la mona de Mons, situada a la izquierda de la entrada.

Dinant

En Mons el monumento más importante es su espléndida Catedral de Santa Waudru, una de las joyas del gótico brabantino belga. Construida entre los siglos XV y XVII, es un templo de grandes dimensiones, y que alberga en su interior una gran cantidad de obras de arte, tapices, frescos, estatuas y piezas de orfebrería.

Hay también interesantes museos en Mons, como el Museo de Bellas Artes o el Museo de Historia Natural, además de otros edificios como el Castillo de los Condes, situado sobre la cima de una colina, y la enorme Iglesia de San Nicolás en Havré.

– CHARLEROI

A mitad de camino entre Mons y Namur se halla Charleroi, situada a orillas del río Sambre. Se puede decir que son dos ciudades en una, al menos a mí así me lo pareció al visitarla. Tal vez no sea de las ciudades más bonitas de la Valonia, ya que desde siempre ha tenido un carácter marcadamente industrial.

Aquí el corazón de la ciudad se sitúa en la Plaza Charles II, situada en la parte alta. Casi todos los grandes edificios a visitar se hallan aquí, como el Ayuntamiento, la Iglesia de San Cristóbal o el Beffroi o torre campanario, de 70 metros de altura. Merece la pena subir sus escalones para tener unas buenas vistas de la ciudad.

Pero Charleroi guarda con orgullo uno de sus atractivos más curiosos. ¿Sabíais que esta ciudad es la cuna del famoso cómic belga?. Si sois fans de este tipo de arte, en Charleroi os encontraréis con muchos personajes, como Spirou, Fantasio o el propio Lucky Lucke. Todos ellos nacieron precisamente en Charleroi, la ciudad del rey Carlos.

– LIEJA

A unos 60 kilómetros al oeste de Namur encontramos una ciudad de visita imprescindible en la Valonia. Lieja es ciudad de historia y de arte, dividida en dos por el amplio curso del río Mosa. Ciudad de reyes y obispos, con un centro histórico lleno de casas antiguas y edificios importantes, como la Catedral de San Pablo o la Plaza Saint Lambert.

A mí particularmente me gusta mucho esta última plaza. Allí se levanta el Palacio de los Príncipes Obispos de Lieja, hoy convertido en el Palacio de Justicia. Es una pena que no se pueda visitar el interior de este palacio, porque alberga una de las colecciones más ricas de tapices belgas.

Si queréis seguir visitando Lieja, hay que recomendaros el célebre Museo Curtius o el Museo de la Vida Valona. Pero apenas son dos ejemplos del gran catálogo de museos que tiene esta ciudad, entre los que destacan el Museo del Arte Valón, el Museo de Arte Religioso y Arte Mosano o el Museo de las Armas.

– DINANT

Dejo a Dinant para el final, no porque sea la menos hermosa, sino todo lo contrario. Es una ciudad pequeñita, situada a unos 30 kilómetros al sur de Namur, que se puede recorrer perfectamente en una mañana o una tarde. Sin embargo, a mí me encanta desde la primera vez que vi su silueta en una postal.

Bañada por el Mosa, me quedaría sentado a orillas de este río horas y horas, contemplando la panorámica de su bellísima y curiosa Colegiata de Notre Dame, sus casas pintorescas y de colores, y la imponente roca sobre la que se sitúa la Ciudadela. Realmente Dinant no tiene mucho más que ofrecernos, salvo el hecho de ser la ciudad natal de Adolphe Sax, el inventor del saxofón.

Resultaría un placer terminar esta ruta por las ciudades de la Valonia en un lugar tan bonito como Dinant. Esta región, como véis, está llena de historia, arte y naturaleza. Hay tanto por descubrir en Bélgica…

Foto 1 Vía Infausto
Foto 2 Vía Come 4 News

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top