Chiufen, un paseo entre las nubes de Taiwán

chiufen-2

Muchos de los inmigrantes orientales que empezaron a viajar  y a instalarse en otros países, americanos principalmente, durante los años ’70 y ’80 no provenían de China sino de Taiwan. Esta es una pequeña isla sobre la costa de China continental que el país comunista reclama hace tiempo como propia y que sirvió de hogar a los nacionalistas chinos que perdieron la interna con Mao y debieron exiliarse.

Hoy Taiwan es un país distinto al que estos inmigrantes dejaron atrás y se ha desarrollado mucho, así que si andáis pensando en un tour por Asia yo no lo dejaría fuera. Y además de visitar Taipei, su capital, hay un pueblo que está cerca de la capital y que es muy pintoresco: Chiufen.

Chiufen es un pequeño pueblo construido entre colinas y cerca de altas montañas que miran al océano. Nunca llamó demasiado la atención y vivía en él muy poca gente pero un buen día se descurbió oro en las montañas y entonces literalmente explotó y se convirtió en uno de los centros productores de oro de Asia. Creció y creció hasta que el oro se agotó, y hoy es un sitio pintoresco que debido a su cercanía con el mar suele flotar en el aire una niebla húmeda que envuelve de magia y romanticismo todo el aérea. El nombre significa nueve piezas en chino mandarín y hace referencia a las nueve familias que vivían antiguamente aquí, según la leyenda.

chiufen1

Hoy es un pueblo antiguo digno de una visita. Tiene una vieja calle repleta de tiendas que venden accesorios y comida de todo tipo y en especial, aquí hay varias casas de té muy populares entre la gente local y los turistas. Todo rodeado de un bello escenario natural que envuelto en niebla hace del ritual de beber una taza de té algo mágico. En Chiufen hay un viejo faro, templos y casas antiguas apretadas entre sí, es una ventana pintoresca al pasado rural y porque no dorado de los alrededores de Taipei.

De la ciudad capital dista una hora y media en autobús así que es cerca. Su arquitectura se combina con cierto estilo japonés, ruinas de templos, un mercado de pescado, hermosas vistas tanto de día como de noche y un mercado variopinto que se arma en las estrechas callejuelas. Es poco visitado por extranjeros, pero para mí esto es mejor y alquilando una motocicleta pequeña es posible ir y venir a nuestro antojo por los alrededores.

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top