Chateau-Chalon, vinos e historia en Francia

chateau-chalon

Con tiempo y dinero uno puede recorrer mejor cualquier país. ¡Qué no daría yo por tener muchas semanas libres para recorrer bien un país entero! Francia, por ejemplo, con sus tantas ciudades, paisajes y aldeas pintorescas. Alquilar un coche y salir como la protagonista de una road movie, eso sí me gustaría. Tener dinero para detenerme en cualquier pueblo a mi antojo, salir de bares, dormir en un castillo-hotel y no perderme nada.

Por ejemplo, en Francia, en el departamento de Jura en Franche-Comte, está la hermosa y verde aldea de Chateau-Chalon. Está situada a 10 kilómetros de Poligny y es una aldea realmente preciosa, sin dudas una de las mas hermosas de todo Francia. Está clavada en una zona vitivinicultora así que los viñedos abundan y son ellos los que le otorgan ese aire verde que llega al horizonte y sube y baja por las suaves colinas.

El corazón de Chateau-Chalon es por supuesto un châteu, un castillo. En este caso la fortaleza data del siglo XIII y fue construido por el hijo de Carlomagno, Carlos II el Calvo. La idea era defender la abadía de la orden benedictina que estaba allí en la zona desde el siglo VI produciendo, entre otras cosas, vino. También hay una puerta fortificada que recuerda que en algún tiempo los espacios del pueblo no eran tan abiertos ni los alrededores tan tranquilos.

No son lo único antiguo en Chateau-Chalon pues también hay una iglesia del siglo XI con estilo romanesco con una bonita estatua de roble macizo de Cristo y una casa histórica situada justo enfrente que es un monumento histórico nacional. Los viñedos de la zona no son medievales sino más antiguos. El cultivo de la vid aquí tiene orígenes romanos y los monjes lo continuaron y perfeccionaron. La riqueza que brindó la producción y el posterior comercio del vino hizo que aquí se construyeran casas lujosas y ellas, por a calidad de los materiales, han sobrevivido hasta nuestros días como legado de otra época.

Si quieres moverte por los alrededores tienes algunas aldeas a la redonda como Baume-les-Messierus a 5 km o Arbois a 12 km. Claro, no te vayas sin probar una copa de vino blanco, la especialidad de la casa.

Foto: vía France Voyage

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top