Braga, capital religiosa de Portugal

Braga

Acabo de regresar de una pequeña escapada de fin de semana a Braga. Recomendado por unos amigos a los que pedí consejo para visitar una ciudad histórica de Portugal, no puedo venir más satisfecho de la experiencia. Braga es la tercera ciudad más poblada del país luso, y está situada en el norte, apenas a 50 kilómetros de Oporto. Así podéis completar la ruta con la maravillosa ciudad del vino.

Pasear por el centro histórico de Braga resulta uno de los mayores placeres que se pueden experimentar en esta ciudad. Allí se concentra fundamentalmente todo su atractivo. Además, con más de una docena de museos, Braga está considerada como una de las capitales culturales de Portugal. A esto se le añaden sus dos universidades y su carácter animado. Precisamente en este año 2012 Braga es la Capital Europea de la Juventud.

Iniciamos nuestra visita en la Catedral de Braga. Construida en el siglo XI, es uno de los mejores ejemplos de iglesia románica en Portugal. La fachada está flanqueada por dos torres campanario y en el interior nos encontramos tres naves y algunos elementos muy llamativos, como dos órganos de tubo del siglo XVIII. Aquí yacen enterrados Enrique de Borgoña y su mujer, Teresa de León, padres del rey Alfonso I de Portugal. Mucho mejor el interior que el exterior.

No tiene la grandiosidad de la catedral, pero la Fonte do Idolo es uno de los lugares más turísticos de Braga. Se trata de una roca en la que se puede ver un relieve rupestre de origen romano, en el que aparecen dos inscripciones correspondientes al siglo II y unas figuras esculpidas. Es uno de los pocos elementos romanos que nos han quedado de la antigua Bracara Augusta, que en su momento fue capital de la provincia de la Gallaecia.

Hay algunos otros detalles y secretos de Braga, como el Café Viana de la Plaza de la República, con su rama de canela a modo de cucharilla, el paseo por esta misma plaza y el aroma de los jardines del centro histórico, el anochecer junto al Palacio del Arzobispado, la preciosa Iglesia de Santa Cruz en la Rua do Anjo y la cafetería que hay frente a ella, los helados de las terrazas… Braga es ciudad de detalles curiosos, de pequeñas joyas con encanto.

Sí que resulta muy llamativo y espectacular el Santuario de Bom Jesús do Monte. Lo podemos visitar a unos 30 kilómetros de la ciudad, y destaca especialmente por sus escaleras barrocas. Merece la pena la excursión porque se trata de un lugar de enorme tranquilidad, casi aislado, pero que impone por su conjunto. Fue construido a finales del siglo XVIII y se puede subir hasta él a través de un funicular de finales del XIX. Dicen que es la iglesia más fotografiada de Portugal.

Por último, antes o después de esta excursión os recomiendo la subida al Santuario do Sameiro. Fue construido en 1863 y está considerado el mayor centro de devoción mariana en Portugal tras Fátima. El santuario se sitúa en la cima de unas impresionantes escaleras, con una estatua de la Virgen y otra del Corazón de Jesús.

Como podéis comprobar a Braga no le faltan monumentos y visitas para considerarla una escapada de gran interés. Al estar a media hora en coche de Oporto podéis fácilmente llegar hasta allí en avión y luego moveros en coche. Merece muchísimo la pena.

Foto Vía Mis Cosas y Yo

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top